Renunciar con inteligencia!

Luego de pensar y estar rondando tanto en tu cabeza, ya te decidiste…” voy a renunciar a mi trabajo”; pero el meollo no es renunciar, sino cómo hacerlo de una forma elegante o menos conflictiva, cuidando tu imagen personal y profesional, pues bien, lo más importante es no sentirte culpable, tienes el derecho de querer crecer personal y profesionalmente; algo que puede ayudarte, es tener tacto al comunicarlo, ya que lo ideal sería salir por la puerta grande y sobre todo con una carta de recomendación en mano.

Cierra el ciclo con inteligencia y calma; lo primero que debes hacer es notificar tu decisión a tu jefe, por nada en el mundo se te ocurra hacer comentarios a tus compañeros, amigos…sobre todas las cosas el primero en enterarse es tu supervisor inmediato.

  • Pide una reunión con tu jefe; este diálogo debe ser breve, al planteárselo se asertivo, habla en positivo, destaca tus aprendizajes y resalta el agradecimiento por la oportunidad de desarrollo (por desagradable que haya resultado tu trabajo o tus compañeros, siempre existirá algo positivo en él y seguramente hubo la posibilidad de un aprendizaje), exponle de forma clara y puntual las razones de tu decisión (sino todas, aquellas que puedan permitir una retroalimentación y criticas positivas). Esto también permitirá, que en el futuro considere tus razones, las tome en cuenta, para evitar a mayores rotaciones.
  • Al momento de renunciar cerciórate de dejar concluido los proyectos de mayor envergadura y complejidad, esto generará menor impacto negativo ante tu decisión, y con ello demostraras una vez más, tu sentido de compromiso con tus funciones y tu grado de responsabilidad.
  • Haz la notificación con al menos 10 a 15 días de anticipación (a no ser que, en tu contrato haya quedado estipulado un rango mayor de tiempo, si es así, apégate a esto); para algunos este período les resultará breve, pero recuerda, es algo que viniste pensando y se supone que, todo lo vienes poniendo en orden. Con el aviso, le darás oportunidad a la organización de buscar a alguien lo más idóneo para cubrir tu vacante, y no que coloquen una persona por emergencia; el aviso también brinda la oportunidad que puedas hacer la entrega o transición a quien te suplirá.
  • Redacta una carta formal de renuncia; la cual debes entregar al momento de tu notificación verbal, (esta carta no remplaza la notificación) debe ser breve y clara, destaca tus aprendizajes y agradecimiento por la oportunidad brindada, y sobre todo menciona la disposición que tienes para hacer una transición tranquila y responsable, así como, tu disposición para entrenar o dar inducción a la persona que te suplirá.
  • Luego comunícale tu decisión a tu equipo de trabajo; ellos han sido las personas con las que has compartidos muchos momentos y tantas horas, se merecen escuchar la noticia de parte de ti. Menciona desde lo positivo como ha sido tu experiencia al tenerlos como compañeros, dales tu feedback asertivamente, y así los ayudaras a ellos también a crecer.
  • Planifica tu entrega, deja todo en orden y por escrito en detalle el material y equipo que devuelves. En cuanto al material menciona en la carta nombre de archivos, carpetas y contraseñas (de aplicar), en donde pueden encontrar la información y datos de trabajo. Limpia tu ordenador y puesto de aquellas cosas personales e irrelevantes.
  • El ultimo día de labores, haz tu trabajo tal cual lo viniste haciendo y antes de salir fíjate en llevarte tus pertenencias para evitar dejar cosas olvidadas y tener que estar pidiendo permiso para regresar por tus posesiones.

Espero sea de guia para tu decisión y exitos venideros!.

@psiconsejera