Retirase a tiempo es sano; saber desistir!

Cuántas veces no hemos escuchado sigue, no te detengas, continua, que el que no insiste nunca llegara a la meta y no triunfará; pero es siempre esta actitud la correcta?

Cuantas veces no hemos tropezado insistentemente con la misma piedra, o nos encontramos bordeando el abismo incesantemente, estando a punto de caer? Y es que casi nunca nos han dicho y mucho menos enseñado que retirarse a tiempo es lo sano y que ello, no es sinónimo de derrota. Continuar leyendo “Retirase a tiempo es sano; saber desistir!”

5 Claves para reconocer si tu pareja es egoista.

En ciertos momentos de la vida es válido ser “egoístas” y anteponernos a nuestra pareja, pero cuando esta conducta es lo frecuente, puede terminar con la más sólida de las relaciones; por eso es importante revisarnos para darnos cuenta si no contribuimos al equilibrio.  Continuar leyendo “5 Claves para reconocer si tu pareja es egoista.”

Las experiencias difìciles te pueden hacer brillar; emplea la tècnica del Kintsugi.

Hoy más que hablar de mi experiencia en el consultorio, quiero compartir con ustedes un tema que llamo mi atención y es una técnica de origen japonés aplicada al arte de reparación de cerámicas, la cual es muy apreciada en el país nipón. El Kitsugi o “carpintería de oro”; dicha técnica se considera un arte, remontado a finales del siglo XV por artesanos japoneses que mediante este método logran que las piezas sean más valoradas que aquellas que nunca se rompieron.

La técnica consiste en remendar las grietas de la ceràmica con barniz de resina mezclado con oro en polvo, plata o platino; es una filosofía basada en que los objetos tienen historia, por lo cual cuando ellos se rompen deben mostrarse y no ocultarse porque lo hace mas fuerte y hermoso.

Reflexionando, me pregunto: qué tal nos iría, si traspolamos este arte de restauración a nosotros como personas, pues durante el transcurrir de la vida, por diversas razones nuestras emociones se fragmentan, ya sea por: un desamor, una meta no alcanzada, la partida de un ser querido, una ofensa recibida, etc. Sería tan diferente, ya que, esos “fragmentos” al unirlos nos convertirían en guerreros fuerte; mejores seres humanos, gracias al aprendizaje de los momentos duros, brillaríamos como esas vasijas rehechas con oro, ya que cada experiencia que nos ha “dañado” nos daría oportunidad para enaltecernos y resplandecer, considerando nuestra historia de vida y reconociendo que somos valiosos por lo que vivimos.

En nuestra vida este pegamento hecho de oro, sería una mixtura entre nuestra capacidad de aceptar lo desagradable de las circunstancias, reconocer nuestras fortalezas y errores, así como el perdón, amor, una nueva actitud y la reconciliación (cuando esta última aplique).  

Seamos así maestros restauradores, capaces de mostrar nuestra fuerza interna y que las experiencias difíciles no nos dañen, al contrario sean el medio para brilla…

 

Soy @psiconsejera

¡Consigue que te ayuden!, con la hipèrbole del favor

Muchas veces escucho a las personas quejarse que a pesar de una infinidad de prácticas no han conseguido que los demás les hagan favores, pensando que para  pedir un favor y recibir una respuesta afirmativa, basta con la afinidad, simpatía, reciprocidad y grado de compromiso entre las partes. Hay otros que creen que con lanzarse al piso a suplicar y le condicional de un enorme grado de amistad o estar allí siempre dispuesto a ayudar al otro, es más que suficiente.

Por ello cuando me dicen “es que no me hizo tal favor, a pesar de ser grandes amigos, yo estoy siempre allí, para ayudarle”; mi pregunta es:

  • Haz considerado la forma en que lo haces y el momento?
  • Tomas en cuenta algunos aspectos y ejerce influencia en las reacciones y sensaciones de los otros; así tus probabilidades de recibir ese favor irán en aumento. Algunas estrategias que les sugiero a mis pacientes son:
  •  Establece un ambiente confortable y de confianza.
  • Ve al grano; darle vueltas al asunto no es sinónimo de educación, contrariamente lograras incomodar al interlocutor, predisponiéndolo a un “no”, ya que, puede estar irritado por la tortura de escucharte durante largo rato. Entonces al pedirlo, es más efectivo ser concreto; ejemplo: “me ayudarías muchos si…”
  •  Se delicado, dale una salida fácil: “no te sientas obligado”; “yo entendería, si no lo haces”; “si te viene mal, lo comprendo”.
  • Al hacer tu solicitud, repite el nombre del interlocutor varias veces, esto indicará respeto y aceptación hacia él y lo influye positivamente hacia nosotros.
  • Pide de más: comienza por algo “inmenso”, es decir, haz una solicitud exagerada y complicada; seguramente, la persona se negará a cumplir, y cuando esto pase, retorna y pídele algo menor (lo que realmente quieres). La otra persona se sentirá apenada por haberte dicho que no la primera vez, puedes tener casi asegurado que accederá afirmativamente a la nueva solicitud, a parte que será más lógica y accesible.

Recuerda  esperar un poco entre petición y petición…y hazme saber cómo te fue.

Soy @psiconsejera !

Antes de hablar usa el triple filtro

El deseo de una conversación emocionante o poco usual, así como la tensión emocional y la falta de información respecto a un punto determinado, muchas veces nos lleva (sin darnos cuenta) a extender información o comentarios cargados de imaginación, solo ajustados a nuestra percepción; es así como llegamos a hacer comentarios sin motivos, contribuyendo a una bola de rumores que no benefician, más que a crear especulaciones y aumentar la energía negativa en el ambiente.

Esto pasa debido a que muchas veces aceptamos y alimentamos comentarios sin someterlos a ninguna crítica. Si encaja en nuestro patrón de creencias, o en el esquema agrado-desagrado, o le pone emoción al momento… pues ¡zass!, abrimos nuestra boca y ayudamos a propagarlo, y no pensamos que, sin querer, y algunas veces queriendo un poco, podemos estar dañando a alguien.

Por eso, la próxima vez que alguien te diga, “te voy a decir algo, pero júrame que no se lo dirás a nadie”, ¡piénsalo mejor!

Una estrategia que he usado con algunos pacientes para neutralizar los rumores y no caer en la trampa de ayudar a propagar esta bola de negatividad, es aplicar el triple filtro de la verdad; el cual consiste en pasar lo que escuchas y lo que vas a decir por los filtros de:

Verdad: verifica que lo que escuchas y/o dirás en TODOS sus elementos, es cierto.

Bondad: pregúntate si lo que escuchas y/o dirás es bueno?

Utilidad: busca el beneficio del comentario; es útil o necesario para ti, o para otra persona lo que escuchas y/o dirás?

Recuerda siempre ¿si lo que deseas decir no es cierto, ni bueno, ni útil, por qué escucharlo, mucho menos decirlo?”

Antes de hablar…..recuerda el triple filtro. Verdad, Bondad y Utilidad.

 

Nos vemos en una pròxima…soy @psiconsejera